EL SIMULADOR AL SERVICIO DEL COPILOTO

Siempre existe la eterna discusión de cuánto de reales son los simuladores como para que se puedan equiparar a las situaciones reales. Sin lugar a dudas en nuestra opinión los simuladores no pueden sustituir a la realidad, pero en el caso de los copilotos sí que se les puede sacar un partido que no todo el mundo ha sabido valorar y explotar.

Y es que un copiloto que consiga cantar bien las notas en un videojuego, la realidad le va a parecer de lo más sencillo. La visión reducida de la pantalla (salvo que estemos hablando de una pantalla del tamaño de una luna delantera de un coche) y la imposibilidad de guiarte por las inercias que transmite el coche de carreras dificultan la labor de mantener el ritmo adecuado de lectura de la notas.

Los simuladores permiten la posibilidad de practicar durante horas y horas la lectura de notas sin gastos de gasolina ni ruedas, sin el peligro al que nos exponemos en las carreteras y a una velocidad a la que muy bueno tendría que ser nuestro piloto en la vida real para que tuviéramos que cantarle las notas con semejante celeridad.

El videojuego puede ser un buen sitio en el que practicar nueva simbología en la escritura en las notas que nos permita abreviar lo más posible las expresiones que utilice el piloto. No es buena idea dejar para el día de la carrera la utilización de nuevos símbolos cuyo reconocimiento y traducción a palabras pueda generarnos dudas en pleno tramo cronometrado. En caso de un cambio de notas por cambio de piloto, la simulación permitirá que logremos la compenetración necesaria para la competición que muchas veces tarda en alcanzarse varios rallyes.

Luego ya en nuestras manos está el dotar al entorno de condiciones similares a las que se tienen en un coche de carreras utilizando un baquet y hasta el propio casco de competición para comunicarnos con el piloto de la manera más cercana posible a la realidad (Eso sí. Como te vea algún conocido practicando de dicha manera será ya imposible que le convenzas de que no estás loco como le empezó a parecer desde que le dijiste que te gustaba subirte a un coche de carreras para ejercer de copiloto).

Para adentrarnos en el mundo de los simuladores y de los equipos de simulación contamos con la colaboración de www.totalspanishsimulator.com. Web desde la que podremos seguir durante los próximos meses una serie de artículos en los que se nos informará de todo lo que debemos saber del mundo de la simulación.

En el primer artículo nos hablan de los conceptos básicos de la simulación repasando un poco su historia desde los comienzos y cómo los simuladores intentan reproducir lo más fielmente posible las reacciones de un coche de carreras teniendo en cuenta las físicas de cada vehículo.

Podemos concluir pues que la simulación permite un entrenamiento muy eficaz para todos los copilotos que tengan acceso al mismo, y no deberíamos despreciarla como entrenamiento que nos permita progresar con nuestras notas.