TRAMO CRONOMETRADO

El tramo cronometrado es sin duda la parte más característica y la más importante de un rally. Es el momento de dar lo mejor de uno mismo para intentar ser el más rápido en cubrir el trayecto marcado por la organización. La sincronización y la confianza recíproca entre piloto y copiloto se vuelven esenciales por unos minutos. El camino a la gloria, al fracaso o al drama pasa por esta parte de la carrera. Los espectadores se situarán a los bordes de la carretera para poder seguir de cerca las evoluciones de los equipos participantes. Es sin duda lo más espectacular de un rally y aquello que hace que un piloto y un copiloto disfruten (o sufran) tanto este deporte.

Una vez superado el control horario previo a la salida al tramo cronometrado es hora de poner todo en orden antes de que nos hagan la cuenta atrás. Lo único que debe permanecer en nuestras manos es el cuaderno de notas abierto por la página correspondiente al tramo que vamos a disputar, el carnet de control para entregarlo a los comisarios que están dando las salidas y el lapicero preparado por si hay que hacer correcciones a las notas en plena carrera. El reloj debe estar puesto en modo cronómetro y con el contador a 0. El resto de cosas deben estar metidas en la maleta, y ésta debe permanecer bien amarrada para evitar que se mueva con las inercias del coche o con motivo de un posible accidente. Debemos asegurarnos de que tanto el casco como los arneses están bien apretados y que se escucha perfectamente a través de los interfonos. Es el momento de intentar relajarse, concentrarse y leer la breve descripción del tramo que hayáis anotado en los reconocimientos justo antes de la nota de la primera curva.

Podremos ver la salida de los participantes que nos preceden, y una vez que salga el vehículo que tenemos delante el comisario que da las salidas nos indicará que nos acerquemos hasta que el paragolpes delantero llegue a la altura de la línea de salida. Una vez allá le haremos entrega del carnet de control y en la mesa de cronometradores nos anotarán la hora real en la que vamos a tomar la salida (que puede ser al finalizar el minuto en el que estamos o más tarde en función del espacio que nos dejen con el anterior participante o retrasos debidos a algún tipo de contratiempo). Una vez devuelto el carnet de control y verificado que las anotaciones que nos han hecho son correctas es momento de guardarlo en un sitio seguro. Llega el momento de la cuenta atrás y con los primeros acelerones el corazón se pone a tono. Es el momento de dar lo mejor de sí mismo y mantener la concentración al máximo para que no se pueda poner ningún “pero” a nuestra labor. Que el tiempo invertido en el tramo no se vea incrementado en ningún momento por fallos achacables al copiloto. En caso de estar muy próximas las primeras curvas se pueden cantar antes de que nos den la salida, y tras el “3… 2… 1… VA!!!” es el momento de poner en marcha el cronómetro y comenzar a cantar las notas.

A partir de este momento, toda tu atención debe concentrarse en la carretera y en las notas. Tan importante es mirar las anotaciones con la suficiente atención como para no equivocarse al leer o saltarse una línea, como mirar a la carretera para ver lo que viene, adecuar la lectura al ritmo de carrera que lleváis y así cantar las curvas con la antelación justa que desea el piloto escucharlas. En caso de que se acumulen frases que haya que leer muy deprisa sin poder despegar la mirada del cuaderno, podremos saber en qué curva del tramo estamos guiándonos por las inercias que se transmiten a nuestro cuerpo. Si tu cuerpo se queda colgando de los arneses como si de una marioneta o títere se tratase puedes hacerte a la idea de que estás en esa curva que tenías anotada con la expresión “Frenar Mucho”, o si el cuerpo te baila de un lado a otro sabrás el sentido de la curva tomada teniendo en cuenta que el cuerpo se va a desplazar siempre hacia el lado contrario al de la curva que estáis tomando (si no tienes los cinturones bien apretados te darás cuenta enseguida). Es momento de poner en práctica los consejos que os explicamos en el apartado de cómo cantar las notas.

Debemos recordar la importancia de que recién pasada una hoja, es interesante separar la hoja actual de la siguiente para no errar y pasar varias hojas a la vez. Si esperas a coger la hoja al momento en que tienes que pasarla, puedes encontrar dificultades en el peor momento. Será importante también hacer caso a los símbolos que hayamos hecho en las notas para marcar el ritmo de lectura. Para grupos de curvas que hay que hacer hincapié en cantarlas muy seguidas, suele ser conveniente subrayar el grupo de curvas con una o dos líneas en función de si hay que cantarlas rápido o muy rápido. En caso de hacer mucho calor (y esto dentro de un coche de carreras es bastante habitual aun cuando la temperatura exterior no sea muy alta), no deberemos esperar a que caiga esa gotilla de sudor que notamos que se escurre por la frente. Si podemos deberemos retirarla antes de que esto ocurra. O por lo menos deberemos evitar que el sudor caiga todo sobre las notas por si provoca borrones, o que se nos meta en los ojos produciendo el típico escozor que no haría sino dificultar la visión y distraernos de nuestro cometido. En caso de que el tramo sea lo suficientemente largo, podremos tomar algún tiempo intermedio coincidiendo con alguna zona más relajada en nuestra estresante labor. De este modo podremos compararlo con el de las siguientes pasadas por ese mismo punto para ver si vamos mejor o peor. Es apasionante sentir la responsabilidad de convertirte en los ojos del piloto en situaciones de poca visibilidad. Si hay confianza plena, cada orden tuya será ejecutada por el piloto con total determinación. Tu actuación será decisiva para sacar el máximo provecho a la situación pero cualquier error tuyo se traducirá en un más que seguro accidente.

Una vez sobrepasada la pancarta de meta deberemos acordarnos de parar el cronómetro y seguir cantando las curvas posteriores para evitar un posible accidente por exceso de confianza fuera ya del tramo. En pocos segundos nos presentaremos en el Control Stop con lo que deberemos sacar el carnet de control para dárselo a los comisarios. En él nos anotarán la hora de llegada en horas, minutos, segundos y décimas o centésimas de segundo (si el dispositivo que mide el tiempo así lo permite). Una vez anotados esos datos será el momento de comprobar que son similares a los que hemos tomado con nuestro propio cronómetro para poder reclamar cualquier error de cronometraje en caso de que lo hubiera.

Superado el Control Stop deberemos sacar el libro de ruta para guiar al piloto por el recorrido marcado por la organización hasta el siguiente control horario. Es el momento de quitarse el casco, beber un poco de agua o bebida isotónica que puedas llevar por el coche, comentar con el piloto qué tal ha ido el tramo, y anotar pequeñas anomalías que haya podido notar el piloto en el comportamiento o funcionamiento del coche para poder transmitirlas a los mecánicos de la asistencia. Si te han dado tiempos de otros pilotos será el momento de anotarlos en la tabla de tiempos y calcular así cuántos segundos hemos sacado o hemos perdido con respecto a nuestros rivales más directos. A partir de ahí actuaremos como hemos descrito ya en el apartado tramo de enlace. En el carnet de control deberemos anotar en la zona reservada a los participantes la hora de entrada en el siguiente control horario que se obtendrá de la suma del tiempo asignado para ese sector a la hora real de salida que nos hayan dado. (Y repasar la suma tantas veces como podamos para evitar equivocaciones)

Volviendo al momento de la salida al tramo, puede suceder que en ese instante nos notifiquen que se ha neutralizado el tramo por algún motivo en especial (accidente, exceso o mal posicionamiento del público, etc…) En ese caso seguiremos las indicaciones de los comisarios, y si se puede pasar por el tramo lo haremos a velocidad reducida y con los cascos quitados. Es aquí cuando es importante disponer de algún sistema de comunicación (auriculares con micrófono) para aprovechar el tramo para repasar y corregir las notas con el piloto. Dentro del coche de carreras generalmente hay un ruido insoportable y es mejor utilizar estos dispositivos que quedarte afónico de tanto gritar al cantar las notas. Es muy importante no ir demasiado lento (pero siempre a una velocidad permitida) porque el tiempo asignado para cubrir ese sector es el mismo que si hubiéramos hecho a tope la parte correspondiente al tramo cronometrado.

Esta experiencia que os hemos descrito la viviremos tantas veces como tramos cronometrados haya. Los tramos se irán alternando con tramos de enlace, asistencias, reagrupamientos, etc. los cuales hemos ido describiendo en sus correspondientes apartados. No hay dos tramos cronometrados iguales. Incluso si es la tercera pasada sobre el mismo tramo la situación es diferente. La carretera puede estar más sucia por el paso de los participantes, la presión puede ser mayor que en otras pasadas en caso de haber opciones de obtener un buen resultado, en cualquier momento puede surgir un susto, una avería o un accidente. Esta es la grandeza de los rallyes. Son impredecibles a más no poder y nadie puede estar seguro de nada ni tan siquiera una vez sobrepasada la meta del último tramo cronometrado del rally.

Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo con tus amigos a través de las redes sociales y si lo prefieres y no lo haces ya, puedes seguir toda la actualidad de nuestra web a través de Facebook, Twitter, Google + o seguir nuestros vídeos de cámara interior a través de nuestro Canal de YouTube.

¿Te gustaría ser COPILOTO DE RALLY? ¿Quieres que te AYUDEMOS?

Si eres nuevo en todo esto pero el mundo de los rallyes en general y el de los copilotos en particular te despierta cierto interés... indícanos tu email y tendrás noticias nuestras en las que te contaremos de primera mano todo lo que tienes que saber para ser un buen copiloto.

Gracias por suscribirse. En breve recibirá un email en la dirección que nos ha indicado para confirmar dicha suscripción (no olvide revisar por si acaso la carpeta de Correo no deseado o SPAM)

Algo salió mal. Vuelva a intentarlo por favor un poco más tarde.